Qué maleta comprar para viajes largos

comprar maletas para viajes largos

Los viajes largos son todo un reto para nuestro equipaje. Por eso tenemos que elegir muy bien el tipo de maleta que vamos a llevarnos.

Cuando hablamos de un viaje largo, no nos referimos únicamente a un tipo de viaje que dure muchos días. Hablamos de aquellos trayectos en los que, por ejemplo, vas a tener que coger varios aviones, transportar tus maletas en el tren, ir de una ciudad a otra continuamente e, incluso, alojarte a veces en hoteles sin ascensor.

Es seguro que en esos momentos tus maletas lo van a acabar notando: en las ruedas, por un lado, y en la superficie externa, por otro. Y por supuesto en las cremalleras y todo lo que respecta a la seguridad.

Por tanto, si quieres comprar una maleta para un viaje largo, ten en cuenta los siguientes aspectos.

Cómo comprar una maleta para un viaje largo

Lo primero es tener claro si queremos llevarnos una maleta, o por el contrario preferimos ir en plan mochilero. En ese caso, no sigas leyendo este post y date una vuelta por nuestras mochilas High Sierra, que es sin duda lo más conveniente para ti.

Ahora bien, si no quieres cargar peso a la espalda y prefieres llevar una maleta grande, te recomendamos comprar maletas grandes rígidas y de la mejor calidad que encuentres.

Las maletas Samsonite son de las más valoradas en el mercado y poseen varias colecciones con algunas maletas excepcionales e ideales para este tipo de viajes.

Por ejemplo, las maletas Termo Young Spinner, fabricadas en polipropileno, tienen una extraordinaria calidad, tienen un amplio volumen y resultan también muy cómodas y fáciles de llevar.

Comprar maletas para viajes largos

Ante todo, debes tener claro que lo que necesitas es una maleta grande, pero que también sea robusta, porque en un viaje largo van a recibir muchos impactos.

Recuerda que también puedes llevar alguna pieza de equipaje de mano, por lo que si aún necesitas espacio, puedes añadir una bolsa de viaje y/o una maleta de cabina para guardar las cosas que más necesites y, sobre todo, teniendo en cuenta que las aerolíneas te imponen unas restricciones en objetos, así como un tamaño y peso máximo.

Por lo demás, recuerda que puede ser conveniente por seguridad y también por protección precintar tu maleta en el aeropuerto, lo que te ayudará a evitar rayones y sobre todo a que te abran la maleta.